Make your own free website on Tripod.com
Terapias complementarias en los cuidados.
Inicio
Contáctenos

Terapias complementarias en los cuidados.
HUMOR Y RISOTERAPIA

M. Carmen Ruiz Gómez, Carmen Rojo Pascual, Mª Angeles Ferrer Pascual, 
Lourdes Jiménez Navascués, Montserrat Ballesteros García1

Resumen Abstract

Dentro de las terapias complementarias, la utilización de la risoterapia aporta beneficios tanto en la salud como en las situaciones de enfermedad, siendo un “instrumento de cuidados” barato y sin efectos secundarios. La tendencia actual hacia todo lo natural, las corrientes sobre cuidados de salud de las distintas culturas, unidas a las recomendaciones de la OMS a los enfermeros sobre la necesidad de utilizar los “métodos tradicionales y complementarios” para conseguir mejorar la salud de la población, hacen que la risoterapia sea una alternativa como instrumento opcional de cuidados. Planteamos una revisión bibliográfica con el objetivo de conocer la aplicación de la risoterapia en la salud y más concretamente en los cuidados enfermeros.
Del análisis de los resultados podemos concretar que la risa se trabaja en diferentes ámbitos profesionales, no sólo en el sanitario. Es en el campo de la comunicación donde más se divulga esta terapia. Hemos encontrado pocas publicaciones de enfermería, pero muy valiosas ya que trabajan en el terreno de la investigación y de la docencia. Sería interesante que los profesionales de enfermería utilizaran esta terapia que mejora la calidad de los cuidados y ofrece un campo independiente propicio para la investigación. 

Introducción

El porcentaje de población que recurre a medios “naturales” para prevenir o solucionar sus problemas de salud es cada día mayor. Dentro del sistema de salud, son los enfermeros los que desarrollan su actividad en contacto más directo y continuo con los clientes/usuarios, por lo que pueden ofrecer muchos de los recursos que hoy existen. Esto exige una formación adecuada y estudios de investigación para saber cuáles son los más idóneos, y cuándo y cómo utilizarlos. El posicionamiento de los profesionales de la salud ante estas terapias no es unánime. Están los convencidos de ellas y que las utilizan, los que las consideran marginales, los que creen que tienen que formar parte de los recursos de salud y los que consideran que las escuelas deben de iniciar en estas enseñanzas.

En la sociedad multicultural en que nos encontramos son muchas las personas que tienen un enfoque diferente de la vida y de la salud. Muchas de ellas abogan por lo natural y su relación con el entorno rechazando la excesiva tecnificación. Más de un 25% de la población recurre a estas terapias. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce la importancia que en algunos pueblos, tienen las medicinas tradicionales y recomienda que se lleve a cabo un desarrollo armónico y científico y se introduzcan medidas para su regulación y control.1 A los enfermeros les recomienda que utilicen todos los recursos para conseguir salud para todos y entre los recursos menciona los “métodos tradicionales y complementarios”.2

Entre los profesionales enfermeros no existe un acuerdo unánime para denominar estas terapias. En el IV Congreso Nacional de Enfermería en Terapias Naturales y Complementarias se proponía llamarlas “opcionales”. Terapia, si lo entendemos como todo aquello que es terapéutico quedaría justificado desde enfermería. El término “instrumento”, utilizado por Collière, lo utiliza Alberdi3 cuando comenta “sea cual sea la calidad y la finura de los instrumentos, éstos son inanimados, son herramientas que se animan en razón de la voluntad de quien los mueve”. Dentro del contexto de los cuidados enfermeros se denominan “instrumentos” considerando que son un medio -herramientas- en nuestras manos para proporcionar cuidados.

Utilizar el término “complementarias” significaría ampliar, mejorar, complementar, sin embargo si las llamamos “alternativas” estaríamos indicando sustitución, equivalencia entre uno y otro. Hay cierta unanimidad en el término “complementario”, entre los profesionales que lo usan, como una ampliación de los recursos para proporcionar cuidados. En diferentes países éste es el término más utilizado. Otra forma de denominarlos es “instrumentos complementarios de los cuidados enfermeros” (ICCE), aunque quizás sería suficiente llamarlos “instrumentos de cuidados” entendiendo que muchos de los que podemos utilizar no son nuevos, sino que forman parte de la esencia y evolución del cuidado profesional enfermero en sí.4

El objetivo de nuestro trabajo es realizar una revisión bibliográfica para conocer el empleo de la risoterapia en el campo de la salud y más concretamente en los cuidados enfermeros. El humor es algo libre, imprevisible y sorprendente y como tal no debería definirse. Mingote lo define como no tener miedo a pensar; Fernández Flórez nos dice que es una posición ante la vida. Destacaríamos otras como que es un lenguaje universal y una emoción contagiosa que no tiene reacciones adversas,5 o la que dice que es una forma ingeniosa de enfrentarse a una situación difícil.6 La risoterapia o geloterapia, es una terapia complementaria, necesaria para mantener el bienestar tanto físico como mental, una puerta para la relajación, abrir nuestra capacidad de sentir, de amar, de llegar al silencio, al éxtasis, a la creatividad.

Metodología

Estudio descriptivo sobre una revisión bibliográfica del humor y la risa como terapia complementaria y su repercusión en la salud. Se realiza una búsqueda en Medline, Cuiden, Compludoc, Cuidatge, Teseo, Biblioteca Nacional, Google, Altavista y Hotbot. Las palabras clave fueron: Humor, Humor y Salud, Terapia Complementaria, Enfermería y Risoterapia, Geloterapia, Risa y Salud y Humor Terapéutico. Se incluyeron artículos publicados en revistas sanitarias y páginas Web, escritos en español o inglés. Se excluyeron páginas de humor o cómic, y los publicados en idioma diferente del español o inglés. En total analizamos 79 documentos: 29 de carácter científico (nacionales 20 e Internacionales 9) y 48 referidos a noticias y web.

Fisiología de la risa

Cannon y Bard, en el siglo XX, descubrieron los centros emocionales en la base del cerebro y sus conexiones con el sistema nervioso autónomo. La expresión de la risa parece depender de dos vías neuronales independientes. La primera es un sistema “involuntario” que implica a la amígdala, las áreas talámica/ hipotalámica y subatlámica y el tegumento dorsal del tronco cerebral. La segunda es “voluntaria” y tiene su origen en las áreas operculares premotoras/frontales y conduce a través del córtex motor y del tracto piramidal hasta el tronco cerebral ventral. Estos sistemas y la respuesta de la risa parecen estar coordinados por un centro coordinador de la risa en el puente dorsal alto.7 Se activa el hemisferio izquierdo primero y luego el derecho antes de que el buen humor se manifieste como risa abierta y bienhechora.5 

Escalas de medición del humor

Entre las escalas que miden el humor destacamos las de Martín Lefcourt que mide cómo es la risa ante distintas situaciones y la Escala “Multidimensional Sense of Humor Scale (MSHS)” de Thomson y Powell que consta de cuatro subescalas que miden: el uso del humor en situaciones sociales, el coping humor, apreciación del humor y la actitud de aprobación del chiste.

Beneficios del humor

a) Psicológicos. Mejora la objetividad a la hora de plantear problemas,8 acorta los pensamientos negativos, desinhibe, aleja la timidez, elimina el miedo, ayuda a la autocomprensión y la comprensión de los demás. Numerosos estudios aseguran que disminuye la depresión,5,9 la ansiedad5,6 y el estrés.10,11 Es una expresión de emociones reprimidas,12 aumenta la autoestima y hace más creativas a las personas que lo practican.13

b) Inmunológicos. Aumenta las proteínas que combaten las infecciones gamma. Fortalece el sistema inmunitario aumentando las IgA5,14 y las células T.15

c) Respiratorios. Reduce el ronquido y aumenta la capacidad pulmonar,16,17 ya que hace vibrar el diafragma mediante contracciones clónicas14 por lo que se oxigena mejor.13

d) Circulatorios. Mejora la circulación venosa18 por el masaje vibratorio y por la relajación de los músculos. Fortalece el corazón y reduce la tensión arterial.5,15,19

e) Hormonal. Libera endorfinas que combaten el dolor10,15,20 y producen bienestar.21,22También libera adrenalina, dopamina y serotonina.15

f) Comunicación. Mejora las relaciones interpersonales5,12,23 y facilita la comunicación.12,24,25 Ayuda a cambiar el clima organizacional y el ambiente hospitalario.26

g) Musculoesquelético. Aumenta la flexión muscular y tonifica.19 Relaja la tensión muscular en deportistas.11,27

h) Descanso y sueño. Descarga energía que permite el descanso físico e intelectual. Combate el insomnio al producir una fatiga sana.22

i) Digestión. La mejora por producir una vibración del hígado, que favorece la secreción de los jugos gástricos y de la saliva.28 Quema calorías.19 

j) Eliminación. Mejora el estreñimiento.21

k) Otras. Despierta la inteligencia.23

Enfermería y humor

La aportación más específica para enfermería la encontramos referida a:

a) Actitudes positivas y del sentido del humor. Carbelo y col.9,26 nos proponen pautas de comportamiento que fomentan una relación positiva con los pacientes:

-Establecer una relación de empatía con el paciente y la familia.

-Utilizar la intuición y la sensibilidad.

-Adoptar posiciones en la información y resolución de dudas, desmitificando falsas creencias respecto a la enfermedad.

-Ayudar al paciente y a su familia a identificar lo que más le preocupa de su proceso.

-Reforzar los progresos conseguidos por el paciente.

-Evitar actitudes negativas que generen sentimientos de culpabilidad.

-Facilitar y utilizar actitudes de escucha activa.

-Animar al paciente a realizar actividades que resulten agradables y de su interés.

-Aprender a reírnos de nosotros mismos.

Todos estos aspectos son susceptibles de educación, según Goleman,29 y en su conjunto suponen la inteligencia emocional:

-Reconocer los sentimientos propios y desarrollar la capacidad de administrarlos.

-Mejorar la automotivación.

-Reconocer las emociones de los demás.

-Saber reaccionar correctamente a los sentimientos del otro: empatía.

Con esta filosofía están desarrollando diferentes talleres Mª Cruz Roderas, directora de la Escuela Salud Inteligente y el Centro José Elías, de desarrollo personal, que ofrecen cursos de técnicas que ayudan a recuperar la risa natural, considerándola como el medicamento más eficaz y barato, sin efectos secundarios.Txaro Uliarte y col, nos muestran su experiencia en la implementación de ”talleres del humor”.30 Una clase de risoterapia consiste en el repaso de las distintas risas en diferentes culturas. También se estudia la parte de la memoria en la que almacenamos los momentos en los que se ha producido la risa. Técnicas: 

-Terapia sonriente: Consiste en esbozar una sonrisa relajada y tranquila que ayuda a afrontar las agresiones externas e internas, y sirve para relajación. Sólo emplea 5 o 6 músculos.

-Risoterapia: Busca enseñar a reír desde el interior, una risa con ganas que mueve 400 músculos “la risa tiene que ser auténtica, si la carcajada no vibra no se consigue nada”.14

-Práctica: se realizan una serie de estiramientos, para relajar el cuerpo y ejercicios de comunicación que crean complicidad entre los alumnos.

Carbelo31,32 y su equipo de trabajo han realizado varios trabajos sobre los efectos positivos de la formación enfermera en el “sentido del humor”.

b) Cuidados de enfermería y sentido del humor. No son muchos los artículos encontrados, pero todos coinciden en que cuando la enfermera desarrolla su capacidad para la empatía, facilita la comprensión y opta por actitudes positivas y optimistas, los pacientes tienden a estar más confiados y relajados. El uso del humor facilita la relación de ayuda entre las enfermeras y el paciente o familia.21,33-34

Cuando hacemos la valoración de los pacientes, aconsejan Carbelo y col,16 debemos recoger datos que nos permitan reconocer las actitudes más positivas de los pacientes. Estos datos nos servirán para evaluar los cambios que se produzcan. El sentido de la oportunidad es importante para saber cuándo no se debe usar el humor. Debe evitarse en situaciones de fase muy terminal de una enfermedad, en la agonía, en la comunicación de un diagnóstico, en situaciones de gran ansiedad, en caso de violación o en trastornos obsesivos-compulsivos. Se debe evitar el desarrollo del humor sexista, étnico o ridiculizador.

El humor es un vehículo excelente que nos conduce a crear un ambiente donde existan menos tensiones y mejor colaboración entre los miembros de las diferentes disciplinas.9,12,21 Observamos que a pesar de que se describen los beneficios del humor y la risa, aún quedan muchos campos por investigar35 como sugieren: Dowling,36 que recomienda la necesidad de investigar más para averiguar las intervenciones del humor como una estrategia efectiva, y Jonson P,33 que cree necesario profundizar en el conocimiento sobre el uso del humor y la influencia cultural y del ambiente.

Campos de aplicación del humor

-Pediatría37. Los niños son muy receptivos y el empleo del humor les hace superar con mayor facilidad su proceso de enfermedad38.

-Educación. El humor agiliza los procesos de aprendizaje y mejora la relación profesor-estudiante. Estas estrategias se aplican a la práctica pedagógica por la gran influencia que la risoterapia tiene a nivel psicopedagógico y logopédico.39

-Cirugía. Disminuye el dolor o lo elimina.40-Enfermos de sida, cáncer. Se ha comprobado que tienen mayor resistencia cuando se les atiende con sesiones de risoterapia (Ottawa, Canadá).

-Psicoterapia.

-Enfermos terminales.18 El humor facilita el trabajo del personal sanitario y ayuda al paciente a aceptar los límites, a descubrir su vulnerabilidad de un modo más tolerante. Carbelo et al,14 nos dicen que el humor, a veces, representa la mayor necesidad para los pacientes en fase terminal. Cabodevilla,41 psicólogo especialista en unidades de cuidados paliativos, señala que el uso del humor ayuda a una maduración de los pacientes y mejora la calidad de vida en los últimos tramos de la misma, mejorando la despedida de su familia. Ruiz Irigoyen42 indica que el humor interviene para que se viva humanamente la situación de despedida sin pataleos (…) intenta evitar el desgarro, lo tremebundo, lo artificial.

Artículo extraído de:

http://wwwscielo.isciii.es/scielo.php

Su Sonrisa es Mi Sueldo